x

Renting Impresoras utiliza cookies propias (técnicas) para ofrecerle nuestros servicios, y cookies de terceros (analíticas) para obtener estadísticas. Para saber cómo utilizamos las cookies y cómo puede gestionarlas, vea nuestra política de cookies.

Aceptar cookies analíticas Rechazar cookies analíticas
Ofertas y precios exclusivos
Información Comercial
N°1 En Renting Impresoras

Tipos de ordenadores para empresas

Tipos de ordenadores para empresas

En la actualidad, los ordenadores son una herramienta esencial en cualquier empresa, ya que facilitan el trabajo diario y optimizan la productividad. Sin embargo, existen muchos tipos de ordenadores en el mercado y no siempre es fácil elegir el que mejor se adapte a las necesidades de cada empresa. En este artículo, se explicarán los diferentes tipos de ordenadores para empresas que existen en la actualidad.

Ordenadores de sobremesa

Los ordenadores de sobremesa son los más tradicionales y se utilizan comúnmente en oficinas. Son equipos que se colocan encima de un escritorio y su principal ventaja es que son potentes y suelen tener más capacidad de almacenamiento que otros tipos de ordenadores. Además, son fáciles de reparar y actualizar, lo que prolonga su vida útil.

Sin embargo, su principal desventaja es que no son portátiles, por lo que su uso se limita al lugar donde se encuentran. Aunque también se puede optar por un ordenador de sobremesa todo-en-uno, que integra la pantalla y el ordenador en un mismo dispositivo, lo que ahorra espacio y hace que sea más fácil de mover.

Ordenadores portátiles

Los ordenadores portátiles son una excelente opción para las empresas que necesitan moverse con frecuencia, como los equipos comerciales o de ventas. Son equipos ligeros y compactos que se pueden transportar fácilmente de un lugar a otro. Además, la mayoría de los modelos tienen una batería que les permite funcionar sin estar conectados a una fuente de alimentación durante varias horas.

En cuanto a su capacidad, los ordenadores portátiles suelen ser menos potentes que los ordenadores de sobremesa, pero ofrecen suficiente rendimiento para realizar las tareas diarias. Además, existen modelos especialmente diseñados para tareas específicas, como el diseño gráfico o la edición de video.

Ultrabooks

Los ultrabooks son una variante de los ordenadores portátiles, pero más finos y ligeros. Suelen tener una pantalla de menor tamaño, alrededor de 12-13 pulgadas, y su diseño está pensado para ser transportado con facilidad. Son ideales para las empresas que necesitan estar en movimiento constante y no quieren cargar con un equipo pesado.

A pesar de su reducido tamaño, los ultrabooks ofrecen una buena potencia y rendimiento, aunque su capacidad de almacenamiento puede ser limitada en algunos modelos. Además, suelen tener un precio más elevado que otros tipos de ordenadores portátiles.

Ordenadores de torre

Los ordenadores de torre son equipos similares a los de sobremesa, pero en una versión más grande. Suelen utilizarse en empresas que necesitan un mayor rendimiento, como estudios de diseño o empresas de producción de videojuegos.

Su principal ventaja es que ofrecen una mayor capacidad de almacenamiento y una potencia superior a los ordenadores de sobremesa convencionales. Además, su tamaño permite incluir componentes más avanzados, como tarjetas gráficas de alta gama o procesadores potentes.

Sin embargo, su tamaño es también su principal desventaja, ya que ocupan mucho espacio y no son portátiles. Además, suelen tener un precio más elevado que otros tipos de ordenadores

Workstations

Las workstations son ordenadores diseñados para profesionales que necesitan un alto rendimiento, como ingenieros o arquitectos. Estos equipos cuentan con procesadores potentes y tarjetas gráficas avanzadas, lo que les permite realizar tareas complejas de manera más eficiente.

Además, las workstations suelen tener una gran capacidad de almacenamiento y una memoria RAM mucho más amplia que los ordenadores de sobremesa convencionales. Esto los hace ideales para trabajar con software de diseño, simulación y análisis, ya que requieren de un gran poder de procesamiento y memoria.

No obstante, su precio es mucho más elevado que otros tipos de ordenadores y su tamaño es considerablemente mayor, lo que hace que no sean portátiles. Estos equipos suelen estar diseñados para su uso en un lugar específico, como una oficina o un centro de trabajo especializado.

En resumen, la elección del tipo de ordenador adecuado para una empresa dependerá de las necesidades específicas de cada una. Es importante tener en cuenta factores como el tamaño, la portabilidad, el rendimiento y la capacidad de almacenamiento a la hora de seleccionar el equipo más adecuado para cada caso.